Un Blog con actividades, textos y teoría que pueden resultarte útiles en nuestra asignatura.

martes, 4 de octubre de 2016

LAS MODALIDADES DISCURSIVAS: LA NARRACIÓN.



1. Definición.- La narración es un tipo de texto en el que un narrador nos cuenta una historia que le ocurre a unos personajes en un lugar y un tiempo determinados.
Aparece principalmente en los textos literarios (novela, cuento, fábula, epopeya, cantar de gesta, romance), pero puede aparecer en textos periodísticos (noticia) y, en menor medida, en los textos científico-técnicos y humanísticos (por ejemplo, en la biografía).

2. Los elementos de la narración.- Básicamente podemos distinguir un narrador, personajes, la historia o acción, el tiempo y el espacio.

3. El narrador.- El narrador es el sujeto que, desde un punto de vista concreto, cuenta los hechos de la historia, presenta a los personajes, los sitúa en un espacio y tiempo determinados, observa los hechos que le rodean y muestra su forma de pensar y su forma de comportarse. No hay que confundir al narrador con el autor (el narrador es la voz que elige el autor real para contar la historia). En ocasiones, el narrador se dirige a un destinatario que se conoce como narratario; no debe confundirse con el lector, que pertenece, igual que el autor, al mundo real.
Ej. Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo.

La perspectiva desde la que se narra puede ser interna (punto de vista de un personaje, el lector tiene una visión parcial, limitada) o externa (el narrador se distancia del mundo relatado al no formar parte de la historia).

Hay varios tipos de narrador:
3.1. Narrador en 1ª persona.- Cuando quien cuenta los hechos participa en la historia que cuenta (narrador interno). Distinguimos dos clases:

a. Narrador protagonista o autobiográfico: La historia la narra el personaje principal.
Llegó el día de apartarme de la mejor vida que hallo haber pasado. Dios sabe lo que sentí el dejar tantos amigos y apasionados, que eran sin número.Vendí lo poco que tenía, de secreto, para el camino, y con ayuda de unos embustes, hice hasta seiscientos reales.”
Francisco de Quevedo, Historia de la vida del Buscón.

b. Narrador testigo: narra la historia un personaje secundario que participa en la historia pero no es el protagonista.
Quisiera no haberle visto más que las manos, me hubiera bastado verlas cuando le di el cambio de los cien pesos y los dedos apretaron los billetes, trataron de acomodarlos y, enseguida, resolviéndose, hicieron una pelota achatada y la escondieron con pudor en un bolsillo del saco; me hubieran bastado aquellos movimientos sobre la madera llena de tajos rellenados con grasa y mugre para saber que no iba a curarse, que no conocía nada de donde sacar voluntad para curarse.” (Juan Carlos Onetti, Los adioses.)

3.2. Narrador en 2ª persona.- Cuando el narrador cuenta los hechos a un tú que a veces puede ser él mismo, de tal manera que se desdobla. Es una técnica que aparece en la novela contemporánea.
Gracias a ellos habías aprendido a amar tu ciudad (cosa sorprendente en un carácter difícil como el tuyo este amor mantenido a lo largo de los años hacia unos lugares y unas calles descubiertos sólo al filo de la juventud)”. (Juan Goytisolo, Señas de identidad.)

3.3. Narrador en 3ª persona.- Cuando quien cuenta la historia está fuera de ella (narrador externo). Encontramos aquí, también, dos clases:
a. Narrador objetivo: El narrador es un mero testigo de los hechos y se limita a narrar aquello que ve, sin poder entrar en el interior de los personajes.
Terminó de pasar el mercancías y apareció todo el grupo de bicicletas, al otro lado del paso a nivel. Paulina, al verlos se puso a gritarles, agitando la mano:
-¡Miguel!, ¡Alicia!, ¡Qué estamos aquí!
-Hola, niños,-contestaban de la otra parte-. ¿Nos habéis esperado mucho rato?
Ya las barras del paso a nivel se levantaban lentamente. Los ciclistas entraron en la vía, con las bicis cogidas del manillar.
-¡Y qué bien presumimos de moto!-dijo Miguel acercándose a Sebas y a su novia.
Venían sudorosos. Las chicas traían pañuelos de colorines, como Paulina, con los picos colgando. Ellos camisas blancas casi todos...” (Rafael Sánchez Ferlosio, El Jarama)

b. Narrador omnisciente.- El narrador conoce todo sobre los personajes y su historia; describe lo que los personajes ven, sienten o piensan.
Ana ya estaba enferma cuando la sobrecogió la catástrofe. Su enfermedad era melancólica:sentía tristezas que no se explicaba. La pérdida de su padre la asustó más que la afligió al principio. No lloraba; pasaba el día temblando de frío en una somnolencia poblada de pensamientos disparatados”. (Leopoldo Alas Clarín, La Regenta.)

4. Los personajes.- Son aquellos que realizan las acciones que el narrador relata. Los personajes realizan las acciones para alcanzar un objetivo fruto de una carencia material, espiritual, real o fingida. Si no hay carencia no hay un móvil que justifique las acciones de la historia.
Los personajes pueden clasificarse en distintos tipos atendiendo a dos criterios.

4.1. Según su grado de importancia en la historia pueden ser:
- Personajes principales: el protagonista es el centro de la narración. Puede ser un individuo, varios o una colectividad. A veces se le opone un antagonista. Puede tener un colaborador o aliado.
- El secundario es un personaje que no tiene una participación relevante en la narración aunque dan un sentido a las acciones.
- Los episódicos no están presentes de forma permanente en la historia.

4.2. Según su caracterización, pueden clasificarse en:
- Planos: aquellos personajes que siempre se comportan de la misma manera, no evolucionan y nos muestran un único aspecto de sí mismos, por lo que sus actuaciones son siempre previsibles.
- Redondos: muestran diferentes aspectos de sí mismos, van modificándose en función de sus experiencias vitales y su configuración corresponde a una estructura de mayor complejidad y peso psicológico. Su personalidad puede resultar incluso contradictoria, por lo que nos recuerdan a seres reales cuya personalidad tiene múltiples facetas.

Cuando se utiliza la narración para manifestar algún descontento o crítica de orden social pueden aparecer personajes caricaturescos.

5. La voz de los personajes.- En un relato, las voces de los personajes se dejan oír a través de los modelos de cita conocidos como estilo directo, estilo indirecto y estilo indirecto libre.

5.1. Estilo directo: Reproduce textualmente las palabras de un personaje (“La situación era caótica. Juan pensó: aquí no aguanto yo dos días”). Se construye mediante la yuxtaposición de dos segmentos: el marco de la cita, que se vale de los verba dicendi (Juan pensó) y la cita propiamente dicha (“aquí no aguanto yo dos días”).
5.2. Estilo indirecto: En este caso se acomodan las palabras de alguien a una nueva situación comunicativa: el narrador o un personaje nos cuentan lo que otro personaje ha dicho (“La situación era caótica. Juan pensó que allí no aguantaba él dos días”). La cita se introduce por un nexo (“que”, “si”, “cuándo”,…) y sufren cambios las formas pronominales, los deícticos de tiempo y espacio, y el tiempo verbal.
5.3. Estilo indirecto libre: el narrador en tercera persona, recoge las palabras o pensamientos de los personajes como si fuera en estilo directo, pero las palabras se insertan sin el verbum dicendi, sin los nexos y sin las marcas tipográficas (“La situación era caótica. Allí no aguantaba él dos días”).
5.4. El monólogo: es una variante en la que un personaje habla consigo mismo. Esta forma deja entrever el interior del personaje, sus sentimientos, sus emociones… Aunque lo normal es el uso de la primera persona, también se utiliza la segunda cuando se desdobla y habla consigo mismo.

6. La historia.- En general, la historia suele tener las siguientes partes:
a. Planteamiento: es la parte inicial del relato donde se proporciona la información necesaria
para que se desencadene la acción posterior.
b. Nudo: es el momento de mayor complejidad de la historia y donde se continúa lo iniciado en el planteamiento.
c. Desenlace: es el episodio final en el que se resuelve o finalizan los conflictos. A veces el final puede quedar abierto.

Muchos relatos se organizan con sencillez, siguiendo un orden cronológico; pero en no pocas narraciones esa ordenación sufre modificaciones. Teniendo en cuenta el orden de los acontecimientos de la narración, pueden darse diferentes estructuras narrativas:
- Lineal o cronológica: el orden del discurso sigue el orden de la historia.
- In medias res (“en medio del asunto”): el relato empieza en medio de la narración, sin previa aclaración de la historia. Se trata de un comienzo abrupto, empleado para captar la atención del receptor.
- In extrema res (“al final del asunto”): el relato comienza por el desenlace.
- Final abierto: el lector debe decidir cómo acaba la historia pues no se explica directamente.

A veces, en el relato se producen rupturas temporales como pueden ser:
- Retrospección o analepsis (flashback): evocación, después del suceso, de un acontecimiento anterior al momento en el que se narra en el discurso.
Había sido seducida por Ibrahim Nasar en la plenitud de la adolescencia. La había amado en secreto varios años en los establos de la hacienda, y la llevó a servir en su casa cuando se le acabó el afecto. Divina Flor, que era hija de un marido más reciente, se sabía destinada a la cama furtiva de Santiago Nasar, y esa idea le causaba una ansiedad prematura.”
G. García Márquez, Crónica de una muerte anunciada.

- Prospección o prolepsis: el narrador anticipa acciones, se adelanta en el tiempo.
"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos”. (Gabriel García Márquez, Cien años de soledad)

7. El tiempo.- Cuando se analiza el tiempo de la narración conviene tener en cuenta esta distinción:

- El tiempo externo o histórico: es la época o momento en que se sitúa la narración. Puede ser explícito o deducirse del ambiente, personajes, costumbres, etc.
- El tiempo interno: es el tiempo que duran los acontecimientos narrados en la historia. Puede ser toda una vida o varios días. El autor selecciona momentos que juzga interesantes y omite (elipsis) aquellos que considera innecesarios.

  • Elipsis.- Omisiones de parte de la historia: “Con estas y otras cosas [no contadas] Isidora cayó en grave tristeza.”

8. El espacio.- Es el marco físico donde se ubican los personajes y los ambientes geográficos y sociales en los que se desarrollan las acciones.
Con frecuencia, el espacio no es un simple decorado sino que llega a determinar el comportamiento de los personajes, a reflejar el estado anímico de estos e incluso a constituirse en eje central del relato. Se clasifica en realista o fantástico, natural o urbano, exterior o interior…

9. Características lingüísticas:
- Empleo de conectores con valor temporal: entonces, luego, de pronto, a continuación, varios años después, más tarde, al mismo tiempo, de repente...

- La narración se caracteriza por el dinamismo: las acciones se suceden unas a otras con gran rapidez, los personajes pueden ser muchos y cambiantes, el transcurso del tiempo puede dilatarse, acelerarse, saltar hacia atrás,... Predomina el estilo verbal: abundancia de verbos de acción que aportan al texto un carácter dinámico.
- Uso del pretérito imperfecto para presentar acciones en su desarrollo. Con su linealidad, suele evocar los hechos con una proyección hacia el presente del narrador.
- Uso del presente de indicativo con significado actual, con valor habitual o histórico, con el fin de acercar al presente acontecimientos pasados.
- Empleo de verbos en pretérito perfecto simple para enunciar los hechos: ofrece los hechos como definitivamente relegados al pasado. Al engarzar varias acciones en este tiempo, se consigue efecto de rapidez.
- Relevancia de los complementos circunstanciales de tiempo y lugar para situar los hechos en el espacio y en el tiempo.

- Presencia de estilo directo, indirecto e indirecto libre para presentar enunciados o pensamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada